EL 2011 SE HA CONVERTIDO EN EL AÑO MÁS COSTOSO DE LA HISTORIA EN DESASTRES NATURALES

El 2011, en el primer semestre, ha dejado una serie de tragedias como consecuencias de inundaciones, tornados y terremotos. Todos estos desastres han hecho que 2011 sea el año más costoso de la historia en pérdidas causadas por fenómenos naturales, en total, 190.000 millones de euros, siendo el más caro el tsunami de Japón. Arrebatando el puesto al año 2005 que hasta ahora era el año con más perdidas en desastres debido al huracán Katrina que influyó en este triste título. Pero ahora, en solo los primeros seis meses del año 2011, este se ha convertido en el año negro de los desastres naturales.
En enero un fenómeno atmosférico causó en Australia las peores inundaciones de su historia, la tercera ciudad más importante de este país, Brisbane, estuvo bajo el agua, alcanzando detrimentos por 5.000 millones de euros. En febrero, un seísmo de más de seis grados sacudió Nueva Zelanda, 160 muertos y una cuenta de pérdidas materiales de 14.000 millones de euros, fue el segundo desastre del año más caro. En marzo se produjo la catástrofe más cara de la historia, en Japón, fueron un terremoto de nueve grados y un tsunami que arrasó su costa. Las pérdidas que causaron estos fenómenos fueron un total de 150.000 millones de euros. En mayo una oleada de tornados sorprendió a Estados Unidos, donde Joplin (Missouri) terminó siendo una ciudad fantasma, con pérdidas que superaban los 5.000 millones de euros.


Esta entrada foi publicada en Impactos, Riesgos naturales, videos e etiquetada , , . Garda o enlace permanente.

One Response to EL 2011 SE HA CONVERTIDO EN EL AÑO MÁS COSTOSO DE LA HISTORIA EN DESASTRES NATURALES

  1. valeria di:

    El video está bien hasta que se introduce el concepto de dios que, como ya hemos estudiado, no está relacionado con la Ciencia. Al señor del video, que se pregunta si los desastres naturales tendrán origen divino, habría que explicarle que el planeta Tierra está en constante actividad, y que como nosotros vivimos encima, lo notamos.

Deixa unha resposta