Los mamíferos usaron los dientes para competir con los dinosaurios

La creencia convencional sostiene que, durante el Mesozoico, los mamíferos eran pequeñas criaturas poco significantes; sin embargo, al menos un grupo de mamíferos, unos roedores llamados multituberculados, evolucionaron durante los últimos 20 millones de años del reinado de los dinosaurios, sobreviviendo a su extinción hace 66 millones de años.

Una nueva investigación, sugiere que a los multituberculados les fue tan bien, en parte, porque desarrollaron numerosos tubérculos (protuberancias, o cúspides) en los dientes posteriores, que les permitieron alimentarse de angiospermas (plantas con flores).
“Estos mamíferos fueron capaces de adaptarse en términos de número, tamaño corporal, y forma de sus dientes”, afirma Gregory P. Wilson, profesor de biología de UW, y autor principal del estudio, publicado en ‘Nature’.

Hace unos 170 millones de años, los multituberculados eran del tamaño de un ratón. Las angiospermas comenzaron a aparecer, hace alrededor de 140 millones de años, después de que el tamaño de los pequeños mamíferos aumentara, hasta alcanzar el de un castor. Tras la extinción de los dinosaurios, los multituberculados continuaron evolucionando hasta que otros mamíferos -en sus mayorías primates, ungulados y roedores- obtuvieron una ventaja competitiva sobre ellos, que, finalmente, condujo a la extinción de los multituberculados, hace unos 34 millones de años.

En el nuevo estudio, los científicos examinaron los dientes de 41 especies de multituberculados.

El trabajo consistió en determinar la complejidad de la superficie de los dientes. Los carnívoros tienen dientes relativamente simples, porque su comida se descompone fácilmente. Sin embargo, los animales que dependen de la vegetación para su subsistencia, tienen dientes más complejos, porque gran parte de sus alimentos son procesados por los dientes.

Los investigadores concluyeron que los multituberculados que comían plantas con flores, continuaron prosperando tras la extinción de los dinosaurios.

Esta entrada foi publicada en evolución e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta