Trasplantes y religión

Posiciones de las distintas religiones a la realización de trasplantes :

 

· Budismo Zen : Se ve como algo positivo, si el donante está de acuerdo y da su consentimiento para eso. Se considera un gran acto de generosidad.

· Testigos de Jehová : Al tener prohibido el “intercambio” de sangre (tanto donación como recepción) algunos tipos de trasplantes, como el de médula o el de riñón, suponen un conflicto con sus creencias, que puede llevar a que rechacen el tratamiento estando en peligro incluso su propia vida (Esto también se aplica no sólo al intercambio de sangre y/u órganos con extraños, sino incluso de padres a hijos)

· Islam : Los imanes y estudiosos del Corán encuentran lícito el trasplante, así como la transfusión de sangre, siempre y cuando la donación sea un acto voluntario y desinteresado, que se realice sin trasgredir las normas del Corán y mientras no corra peligro la vida del donante.

· Judaísmo : En todo su rigor teórico, los judíos ortodoxos no aceptan ni el trasplante ni la trasfusión de sangre; en la práctica, determinadas situaciones pueden llevarles a la salvedad de aceptarlos. Por ejemplo, mientras que en el hospital religioso de Jerusalén, Shaare Tzedek, donde entre otros el trasplante renal se evita perfeccionando la diálisis e investigando en otras técnicas alternativas, en los demás hospitales de Israel se efectúan trasplantes.

· Iglesia Católica y otras : coinciden con el budismo en que es un acto de generosidad, y aunque no exhortan directamente a sus seguidores a convertirse en donantes, dejan la puerta abierta afirmando que, mientras sea con el consentimiento de los familiares del donante (fallecido o del donante en sí si aún está vivo), es un acto de bondad y de “ayuda al prójimo”.

Esta entrada foi publicada en salud y enfermedad e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta