El primer perro clonado comercialmente ya está en casa con sus dueños

Un cachorro de labrador de 10 meses que fue clonado por una empresa californiana en Corea del Sur ha sido entregado a sus dueños estadounidenses cerrando así el primer caso de un “perro clonado comercialmente en el mundo”.

Edgar y Nina Otto, una pareja de Florida, pagaron 155.000 dólares por el clon de su labrador Lancelot, fallecido en enero de 2008. El cachorro vive ya en una gran casa con jardín con otros nueve perros, diez gatos y seis ovejas.

“Estamos tan felices de tener al pequeño Lancey por fin en nuestra familia”, dijo Nina Otto. “Su antecesor significaba mucho para nosotros. Estamos fuera de sí de alegría”.

El responsable del servicio de clonación describió al cachorro como un “pequeñito muy vivaz”. “Mordisquea todo y ya roba cosas”, bromeó. El experto estima que el perro tendrá una vida normal de entre 12 y 13 años y que será “totalmente fértil” como para tener descendencia.

Para clonarlo, el matrimonio había congelado material genético de su perro. En octubre este material fue implantado a una hembra en Corea del Sur y el 18 de noviembre nació el cachorro.

Opinión

Este suceso marca un antes y un después en el ámbito de la clonación. Anteriormente, la clonación había sido utilizada con fines científicos, es el caso de aquella olvidada oveja, Dolly. Pero ahora parece que llega el negocio. No sé hasta que punto puede llegar a ser malo hacer negocio con alto tan discutido por muchos sectores de la sociedad, lo que sí sé es que no se puede descuidar la investigación y el conocimiento con el único fin de obtener dinero de personas que pagan cantidades cuantiosas por clonar a su mascota.

Esta entrada foi publicada en Revolución genética e etiquetada , . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta