Memoria digital a partir del ADN

La memoria digital creada a partir del ADN podría servir para supervisar las células cancerígenas y así detener su reproducción en el organismo. También podría estudiar lo que sucede dentro de las unidades microscópicas a medida que envejecen.

Científicos estadounidenses han creado un nuevo tipo de memoria digital basada en moléculas de ADN, capaz de funcionar dentro de la célula del hombre. Este invento podría servir en el futuro para crear medicinas “inteligentes” que se adapten a nuevos estados dentro del organismo.  

Los expertos del departamento de Bioingeniería de la Universidad de Stanford, Estados Unidos, explicaron que este método podría codificar, almacenar, eliminar y volver a codificar datos digitales en el ADN de las células vivas.

“Podemos escribir y borrar el ADN en una célula viva”, dice Jerome Bonnet, un bioingeniero de la Universidad de Stanford. ”Ahora podemos llevar la lógica y la computación a las mismas células.”

Explicaron que el principio del trabajo se basa en dos proteínas habitualmente usadas por los virus, la integrasa y la excisionasa: una se encarga de trasladar al virus dentro de la célula y la otra lo extrae en caso de peligro.

Conectados con apoyo de las proteínas antes mencionadas, los investigadores lograron crear un nuevo tipo de memoria a partir de un conjunto de nucleótidos, elementos básicos de ADN que se enlazan con la integrasa y la excisionasa.

El ingenio funciona como la información digital habitual, con sus propios biobits: el uso de integrasa en la conexión equivale a 1 y en de ambas proteínas a 0.

Según los investigadores, los más difícil fue encontrar las cantidades precisas de proteínas requeridas para cambiar la información dentro de la memoria. Tras llevar a cabo más de 700 experimentos, finalmente dieron con el equilibrio correcto de los elementos.

Los científicos han soñado durante mucho tiempo con poner computadoras pequeñas en el interior del cuerpo para vigilar y tal vez incluso controlar lo que está pasando. Pero nadie ha hecho todavía un chip de computadora basado en silicio lo suficientemente pequeño.

Por eso, los investigadores están recurriendo a herramientas biológicas, como las enzimas y el ADN. Algunos biólogos han diseñado interruptores de ADN que se pueden encender y apagar dentro de una célula.

Este hallazgo también podría servir para investigaciones de las enfermedades en su desarrollo. Los médicos introducirían dispositivos de este tipo en un paciente con cáncer para ver cuántas veces una célula se divide e instruir cuando detener la replicación del tumor.

También podría estudiar lo que exactamente sucede dentro de las células a medida que envejecen.

Esta entrada foi publicada en Revolución genética e etiquetada , . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta