Dormir durante más horas ayuda a luchar contra la predisposición genética a engordar

 

Dormir bien en cantidad y calidad es una de las bases de nuestra salud. Pero dormir podría tener alguna nueva virtud, comoayudar no tanto a adelgazar pero al menos a no engordar. Un estudio de la Universidad de Washington indica que dormir más ayuda a luchar contra la predisposición genética a la obesidad. 

La conclusión es que el sueño prolongado parece suprimir los factores genéticos que conducen al aumento de peso, y en cambio dormir poco causa el efecto contrario.

La predisposición a engordar era dos veces mayor en las que durmieron pocoEl trabajo –publicado en Sleep, la revista de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño– se realizo con mujeres gemelas; estudiaron a 1.088 pares de gemelas, con una edad promedio de 36,6 años, caucásicas y con un índice de masa corporal (IMC) promedio de 25,3.

Se vio que aquellos que dormían más de nueve horas cada noche eran más delgados y mostraban menos riesgo de subir de peso que los que dormían menos de siete horas.

Los investigadores encontraron que en los sujetos que dormían menos de siete horas, la predisposición genética a un incremento del IMC era dos veces más grande que en los que dormían más de nueve horas cada noche.

Impacto de la herencia genética

Según el estudio, en las gemelas que dormían poco, el impacto de la herencia genética en su IMC era de 70%, mientras que en gemelos que dormían más de nueve horas este impacto era de 32%. 

Los científicos de la Universidad de Washington creen que el sueño prolongado podría tener un efecto protector al suprimir la expresión de los genes vinculados a la obesidad.

Estudios previos ya han mostrado la importancia del sueño en los procesos biológicos y el riesgo de enfermedades como la diabetes tipo 2 y obesidad.


 

 

Esta entrada foi publicada en salud y enfermedad e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta