Los científicos recurren al ADN para encontrar a Bigfoot.

Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford y del museo de zoología de Lausana (Suiza), han decidido comenzar un proyecto ciertamente controvertido. Pretenden analizar supuestas muestras de ADN de Bigfoots (tales como pelos, cosas mordidas o incluso sangre) para determinar si existe realmente o no esa criatura mitológica, mezcla entre simio y bestia gigante. Las muestras serán sometidas a un “riguroso análisis genético” y los resultados serán publicados en revistas científicas revisadas por otros especialistas. Los investigadores se remiten a la ciencia, asegurando que no hay mayor evidencia de que sea o no un mito que analizando su ADN y estudiándolo para observar a qué especie pertenece exactamente. Es una noticia interesante, porque se sale de lo que habitualmente consideraríamos como “noticia estrictamente científica”, pero también me parece una buena iniciativa para mostrar que la ciencia no es algo que ataña sólo a unos pocos privilegiados, sino que se puede utilizar para todo, incluso para saber si aún quedan en nuestro planeta vestigios de criaturas que tal vez nunca existieron.

 

Esta entrada foi publicada en Revolución genética e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta