Reproducción asistida: niños a la carta

“Soy un médico. Quiero dar todo lo que la ciencia me ofrece a mis pacientes”. Con estas declaraciones, realizadas a la cadena estadounidense CBS, el director de una cadena de clínicas de reproducción asistida The Fertility Institutes, con sede en Los Ángeles, Las Vegas, Nueva York y Guadalajara (México), Jeffrey Steinberg, justificó ayer la sorprendente promesa que ya había anunciado en la página web de sus centros el pasado 12 de diciembre: en un año, los padres que se sometan a un tratamiento de reproducción asistida podrán no sólo elegir el sexo de su futuro bebé y asegurarse de que esté libre de enfermedades, sino también conseguir, con un 80% de posibilidades, que tengan un determinado color de ojos o de pelo.

Más allá de la indudable estrategia publicitaria que ha supuesto este anuncio (recogido en medios tras su publicación en The Wall Street Journal), éste ha vuelto a destapar una polémica que acompaña a estas técnicas desde el principio de su desarrollo: la posibilidad de desarrollar niños a la carta.

La ciencia-ficción ha utilizado este recurso en numerosas ocasiones pero los rápidos avances tecnológicos hacen prever que la fantasía podría convertirse en realidad.

La pregunta es si es posible, ahora mismo, elegir el color de los ojos o del pelo de un bebé a partir del diagnóstico genético preimplantacional (DGP), la técnica que permite escoger los embriones idóneos para su implantación en el útero materno. Según el presidente de la Sociedad Española de Fertilidad, Buenaventura Coroleu, “no hay ningún método en la literatura científica” que permita detectar estas características. Sin negar este extremo, el médico estadounidense que lo ha ofrecido se agarra, sin embargo, a los resultados de un estudio, presentado en noviembre en una reunión de la Sociedad Estadounidense de Genética Humana por el especialista William Kearns.

En el estudio, el médico describía cómo había conseguido amplificar el ADN disponible de una única célula embrionaria para identificar enfermedades complejas pero, también, algunas características físicas de los embriones.

 

 

Esta entrada foi publicada en Revolución genética e etiquetada , . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta